Archivo de la categoría: Normas del Dôjo Japonés

Normas

Iwama Shinshin Aiki Shuren Kai
Galicia Aiki Shuren Dôjo Dentô Iwama Ryû

NORMAS DEL DÔJO JAPONÉS

  1. Este Dôjo funciona de una manera estricta y siguiendo las reglas tradicionales japonesas del Aikido Dentô Iwama Ryu. Es el lugar destinado a recibir la enseñanza del fundador del Aikido. Es deber de los alumnos honrar y seguir esta enseñanza.
  2. Cada alumno debe contribuir a la creación de una atmósfera positiva, de armonía y respeto dentro del Dôjo.
  3. La limpieza del Dôjo constituye un acto de gratitud y respeto. Cada practicante debe participar en la limpieza del Dôjo así como dedicarse a la purificación de su corazón y su mente.
  4. Sin la autorización directa del maestro, el Dôjo no debe utilizarse para otros fines que no sean las clases previstas.
  5. Queda a discreción del Sensei la aceptación de alumnos en su Dôjo. La técnica no se compra. La cuota mensual garantiza a los alumnos un lugar para practicar y no es más que uno de los medios de demostrar su gratitud por la enseñanza que reciben. Las cuotas deberán abonarse puntualmente.
  6. Respetad al Fundador y su enseñanza tal como es transmitida por vuestro Sensei. Respetad el Dôjo, vuestras armas de entrenamiento y respetaos mutuamente.

REGLAS PARA EL PRACTICANTE

  1. Es necesario respetar la enseñanza, la filosofía del Fundador y la manera en que el Sensei la transmite.
  2. Cada practicante se compromete moralmente a no utilizar jamás una técnica de Aikido para hacer daño a otros o para exteriorizar su ego. El Aikido no es una técnica de destrucción sino de creación. Es una herramienta que conduce al desarrollo de una sociedad mejor a través del desarrollo del carácter del individuo.
  3. Esta prohibido solventar conflictos personales sobre el tatami. Estáis en el tatami para trascender y purificar vuestras reacciones agresivas, para adoptar el espíritu de un samurai a través del descubrimiento de la propia responsabilidad social.
  4. No debe haber espíritu de competición sobre el tatami. El objetivo del Aikido no es pelear y derrotar al enemigo sino pelear y derrotar a los propios instintos agresivos. La fuerza del Aikido no reside en la potencia muscular sino en la flexibilidad, la comunicación, el control de uno mismo y la modestia.
  5. No se tolerara ninguna clase de insolencia. Debemos ser conscientes de nuestros límites.
  6. Cada alumno tiene distintas capacidades físicas y diferentes razones para practicar Aikido. Todas merecen respeto. El verdadero Aiki es la aplicación correcta y flexible de la técnica apropiada en cualquier circunstancia que se presente. Es vuestra responsabilidad no ocasionar daño alguno. Ha de protegerse al compañero y a uno mismo.
  7. Aceptad los consejos del Sensei e intentad aplicarlos con sinceridad, lo mejor que podáis. No se aceptan contestaciones.
  8. Todos los practicantes estudian los mismos principios. No debe haber desacuerdos en el seno del grupo. Todos los habitantes del Dôjo forman una gran familia. El secreto del Aikido es la armonía.
    Si no podéis respetar estas reglas, os será imposible estudiar Aikido en este Dôjo.

ETIQUETA SOBRE EL TATAMI

  1. Se debe saludar respetuosamente siempre al entrar y al salir del tatami.
  2. Saludad siempre en dirección del shômen y el retrato del fundador.
  3. Respetad los instrumentos de trabajo. El Keiko-gi (atuendo de entrenamiento) debe conservarse limpio y en buen estado. Las armas deben estar en su lugar mientras no son utilizadas.
  4. Es muy importante cuidar vuestro aseo personal, mantener las uñas de manos y pies cortas para no dañar a vuestro compañero. Se aconseja no asistir a clase perfumados. Las chicas han de evitar asistir a clase con maquillaje.
  5. No utilicéis las armas de Aikido que no os pertenezcan sin el consentimiento de su propietario.
  6. Es aconsejable estar en el Tatami algunos minutos antes del inicio del entrenamiento. Sentaos en seiza, todos en la misma línea y en postura de meditación. Estos pocos minutos permiten que vuestra mente se libere de los problemas de la jornada y se prepare para el estudio.
  7. La clase empieza y termina con una ceremonia. Es esencial la puntualidad para participar en ella, pero si es inevitable la demora, debéis esperar sentados al lado del tatami hasta que el Sensei os haga la señal para incorporaros a la clase.
  8. La forma correcta de sentarse sobre el tatami es la posición seiza. En el caso de tener una lesión en la rodilla, podéis sentaros a lo sastre. Nunca estiréis las piernas ni os apoyéis contra la pared. Debéis estar prestos a reaccionar en todo momento.
  9. No salgáis del tatami durante el entrenamiento, salvo en caso de lesión o malestar. Para hacerlo solicitad permiso a vuestro Sensei.
  10. Cuando el Sensei demuestra una técnica, debéis permanecer sentados en seiza y observar con atención. Después de la demostración, saludad al maestro, a continuación a un compañero y luego comenzad a trabajar.
  11. En el momento que se anuncia el fin de una técnica, parad inmediatamente el movimiento que estéis efectuando, saludad a vuestro compañero y reuníos con los demás practicantes sentados en línea.
  12. No permanezcáis de pie, sin trabajar, sobre el tatami. Si es necesario, esperad vuestro turno sentados en seiza.
  13. Si por una u otra razón os es absolutamente necesario formular una pregunta al Sensei, acercaos a él -nunca lo llaméis- saludadlo con respeto y esperad a que esté disponible. (Un saludo de pie es suficiente en este caso.)
  14. Cuando el maestro demuestre un movimiento en particular, poneos de rodillas y observad con atención. Saludadlo cuando haya terminado. Cuando corrija a algún practicante, podéis parar vuestra práctica y mirar. Sentaos en seiza y saludad de la misma manera.
  15. Respetad a los practicantes de mayor graduación. No discutáis nunca a propósito de las técnicas.
  16. Estáis aquí para entrenaros, no para imponer vuestras ideas a otros.
  17. Si conocéis el movimiento y trabajáis con alguien que lo desconoce, podéis guiarlo. Pero no intentéis corregir a vuestro compañero si no tenéis el nivel de yudansha (cinturón negro).
  18. Hablad lo menos posible. El Aikido es experiencia.
  19. No permanezcáis ociosos sobre el tatami antes o después de la clase. El espacio esta reservado para estudiantes que desean trabajar. El Dôjo posee otros espacios para desarrollar actividades sociales.
  20. El tatami deberá barrerse cada día antes de la clase y cuando esta se termina. Es responsabilidad de todos mantener el Dôjo limpio.
  21. Durante las clases está prohibido comer, beber, fumar y mascar chicle dentro y fuera del tatami. En todo momento está prohibido desarrollar estas actividades dentro del tatami.
  22. No es aconsejable llevar joyas durante el entrenamiento.
  23. No toméis bebidas alcohólicas mientras tengáis puesto el Keiko-gi.

NORMAS PARA OBSERVADORES INVITADOS

Cualquier persona puede observar una clase en cualquier momento, a condición de que sean respetadas las siguientes reglas:

  1. Ocupad vuestro lugar con respeto, no apoyéis las piernas encima de un mueble ni adoptéis una actitud indolente.
  2. Está prohibido comer o beber durante la clase.
  3. No habléis con nadie que se encuentre en el tatami.
  4. No debéis pasearos mientras el profesor demuestra o corrige un movimiento.
  5. Al principio y al final de las clases debéis sentaros en seiza y saludar junto a los demás. Permaneced sentados hasta que el Sensei haya empezado el entrenamiento o dejado el tatami al final de la clase.
    Si no sabéis que actitud adoptar en una situación determinada, preguntad a un practicante veterano. Aunque sean muchas las reglas de etiqueta, con una práctica regular llegan a asimilarse de forma natural. No os sintáis perturbados si se os corrige acerca de algún detalle, pues cada uno de ellos es importante para la seguridad de todos y tiene un objetivo preciso en el aprendizaje.
Anuncios